Muchos de los productos utilizados en nuestros platos son recogidos por nosotros mismos, desde los espárragos y las más exquisitas setas hasta la pesca de rio.